Jaime Indriago
La voz que retumba en Navidad
Celebra 20 años cantando parrandas

Por: Lcda. Andreína Barrios
CNP. 10.652

En 1990 Jaime Indriago estaba sobre un escenario con Rincón Morales, en San Cristóbal, mientras interpretaba La tarjeta de Navidad sintió un impulso y colocó el micrófono frente al público. ¡Sorpresa! Miles de personas coreaban a todo pulmón la parranda…él éxito había llegado.

En ese instante muchas cosas pasaron por su mente. Seguramente el primer pensamiento fue para Eduvina, el ser que lo trajo al mundo, las lágrimas no se hicieron esperar.

De ese acontecimiento han pasado casi dos décadas y a lo largo de ese tiempo son muchas las experiencias vividas. Lo cierto es que tanto en el pasado como en el presente cuando Jaime Indriago está sobre un escenario lo envuelve una energía especial, una fuerza que proyecta, encanta y atrapar a la gente, que sin dudar, sucumbe ante su voz tenórica y su mensaje adornado con el ritmo pascuero.


Jaime Indriago

Hablar de Jaime Indriago es hablar de La voz de la Navidad, es hacer referencia a un artista completo que se apodera del escenario con una facilidad increíble, canta, baila, anima, dirige, tiene dominio absoluto de la escena. Él, es un torbellino que arrasa con todo a su paso y siempre deja, después de sus show, un buen sabor de boca en los amantes del ritmo pascuero.

Una trayectoria de 32 años en el ambiente gaitero, 20 dedicado a entonar parrandas, piezas como La tarjeta de Navidad, Frente al reloj, Navidad todo a mil, El que viene y el que va, Navidad de Traje, Vamos a poner la navidad y su agrupación MI PRESENTE constituyen la mejor carta de presentación de Jaime Indriago.

Inició en el ambiente inclinado hacia la gaita tradicional ¿Cómo fue la transición a las parrandas?
En 1989 me llamaron para enfilarme en VHG junto con Germán Ávila, Ricardo Cepeda, Lula López, Jesús Terán Chavín, Ender Fuenmayor y Ozias Acosta, y para ese entonces yo era el solista sin una trayectoria reconocida. Cuando estamos en la selección de los temas, llegó a mis manos Las rutas maracaiberas, yo rechazaba cualquier otro estilo porque era muy apegado a lo tradicional, era muy conservacionista respecto a nuestro folclor. Sin embargo, Douglas Soto, el furrero mayor, que era un hombre de mucha experiencia notó que había una vacante en el estilo navideño y con mucha cautela me llamó aparte y me dijo: “Yo no sé si me entendéis… pero entre tantos solistas gaiteros que hay aquí para que tengas una oportunidad te recomiendo aislarte del estilo tradicional”.
De momento no me gustó la recomendación, pero luego de pensarlo bien decidí intentar. Había una parranda de Samuel (Ramón Rosado) y Douglas me dio un cassette para que la escuchara, a medida que la pasaba vi como el tema encajaba con la tesitura de mi voz. Era un estilo que aunque no había manejado caía bien con la forma de mi canto. Al regresar al ensayo siguiente la montamos, la pieza se puso grande y desde allí me fui identificando con las parrandas navideñas. El tema originalmente se llamaba Si tú te creías pero al grabarla dije: “¡Como todos los años Mi PRESENTE!” no habían años anteriores, simplemente pensé en el futuro de esa frase. Ya han pasado 20 años de haber grabado esa primera parranda y se ha convertido en uno de los preferidos del público y en uno de los que he grabado que me ha dado mayor satisfacción.

Cuando grabó el tema ¿Sintió que encajó inmediatamente en ese estilo?
No, en el momento de grabarlo. Pero cuando estaba en los ensayos y la gente iba a ver a aquel muchacho nuevo entre tantas figuras, primero por curiosidad y luego ver las condiciones de ese joven sentí que estaba calando.

Más de 30 años de trayectoria de los cuales 20 han sido dedicados a las parrandas ¿Qué satisfacciones le ha dado este estilo?
Todas! Vivir la experiencia de escuchar uno de mis temas pegado y coreado por un público en San Cristóbal, sentir el feedback de la gente, esa energía, la fuerza de la siembra que regresa a uno con el canto de un pueblo, es motivo de satisfacción. Además ver como una de tus parrandas (La tarjeta de Navidad) es tomada en cuenta por un artista internacional de la talla de Gilberto Santarosa y es interpretada por Jhonny Ventura, Danny Rivera, Luis Enrique es motivo de satisfacción. Haber sido nominado por dos años consecutivos en los premios Ronda con La tarjeta de Navidad y Frente al reloj es una satisfacción así no los haya ganado, porque hicimos historia ya que entre los 100 géneros más sonados en Venezuela en 1990 y 1991 alcanzamos el tercero y quinto peldaño respectivamente, todo eso va dejando una huella. Creo que el regocijo más grande es ver que cada año la gente espera tu presente, tu mensaje, se identifiquen con tu voz en las casas y estás en los hogares el 24 y el 31 de diciembre. Pienso que el mayor logro de un solista y/o compositor es imponer un estilo y siento que a través del tiempo lo he conseguido.

La primera parranda que grabó fue de otro compositor, pero de allí en adelante todas han sido de su autoría ¿Cómo ha sido ese proceso de creación. De superarse año tras año y no repetirse?
Aunque fue coincidencia la primera parranda, lo demás si fue bien programado porque ya los sellos esperaban de Jaime Indriago algo más. Ya no se trataba del jovencito que llegó sin experiencia a VHG sino que estaba creciendo en conjuntos como Rincón Morales, Cardenales del Éxito, Colosales, el compromiso era más grande porque ya se esperaba con agrupaciones que abarcaban más espacios a nivel nacional y eran más reconocidas este mensaje. ¿Qué quiere decir esto? Que el mensaje no puede ser repetitivo y además debe ser genérico para que en todos los estados entiendan, por ejemplo La tarjeta de Navidad se puede dar en el estado Zulia como en Alaska o China de allí parte la necesidad que sea un mensaje universal que abrace a toda la familia en cualquier parte del mundo y además que se identifique con una forma que iba buscando yo para que fuera más personal y creo que con el tiempo se ha logrado.

Vivió una buena época con los sellos disqueros ¿cómo fue la experiencia de tener en sus hombros la responsabilidad de cumplir las exigencias de las disqueras?
Eso sucedió a partir de La tarjeta de Navidad, fue impactante no me conocían del todo, no tenían la certeza de cuánto yo podía ofrecer con mis composiciones y mi canto. Después de esa parranda el compromiso creció y la gente del sello se comunicaba directamente conmigo para ver que traía. Para mí era mucha presión, pero esas exigencias me ayudaron a afilar más mil olfato, mi inspiración, fui simplificando las cosas y surgieron piezas como Frente al reloj.

¿Y cómo nació Frente al reloj?
Los del sello me llamaban pidiéndome el tema para ese año, yo estaba muy presionado no podía componer y una noche me acosté en el piso de mi casa, me trasladé al momento del 31 de diciembre visualizando lo que hacíamos en esos instantes, mi pregunta era ¿Qué hacemos justo antes del cañonazo? Y allí surgió, por supuesto, miramos el reloj para esperar impacientemente el pitazo de las 12 para abrazar a nuestra gente. De allí las cosas se fueron tejiendo de una manera especial, no más fácil porque componer no es sencillo sobre todo cuando se busca la originalidad, pero si fui haciendo mi cama, la voz se fue amoldando al estilo. Fue un crecimiento paralelo. Logramos ubicarnos al lado de Betulio Medina como una de las voces de la navidad, y nombro a Betulio respetando su trayectoria y agradeciendo siempre a la gente todo su apoyo.

Las comparaciones y las críticas no se hicieron esperar. Algunas revistas de esa época lo catalogaron de desafinado e imitador de Betulio Medina ¿Cómo hizo frente a esos comentarios?
Siempre que se hace algo con calidad hay una parte contraria a tu crecimiento y uno debe tomarlo en cuenta para fortalecerse y demostrar la calidad. Las comparaciones con Betulio para mi siempre fueron un elogio, porque siempre he dicho que es una de las grandes voces de Latinoamérica, es un hombre que luchó por imponer un estilo, por el folclor, se ganó un espacio dentro de la gaita, un hombre a quien respeto y uno de nuestros iconos. Yo busqué mi espacio, es simplemente una coincidencia de tesituras, como pueden ver los temas no se parecen en la forma y nuestras voces tienen sus diferencias. Enfrenté las críticas dejando constancia que lo dicho en aquellos tiempos obedecía a intereses de otra índole. Gente que escribía en revistas, eran copropietarios de otras agrupaciones y vieron en mi una competencia que llegaba a la capital, que estaba ganándome un espacio y tenían que frenarme de alguna forma. Mi única defensa fue hacer las cosas con calidad.

Para pasar esa página de comparaciones ¿la salida más inteligente fue componer un tema?

Para cerrar el capítulo compuse un tema titulado El invitado y lo compartí con Betulio Medina y su agrupación. ¿De qué se trataba? De estar en Maracaibo 15, que la gente tuviera la oportunidad de comparar sanamente nuestras voces y además dejar constancia de que el cantautor Jaime Indriago le cedía un tema a Betulio. Esto se resume en: son dos las voces de la navidad, uno compone el otro no y cada uno con sus cualidades. Allí se cerraron las comparaciones.

Desde el punto de vista de las temáticas abordadas por usted y Betulio en las parrandas ¿Existe alguna diferencia?
Para distanciar aún más nuestros trabajos busqué otra forma e hice un estilo adaptado a la chanza, con la chispa y el humor del zuliano para proyectarlo a nivel nacional compuse Navidad todo a mil, Navidad de traje, Échemele algo al pote, La parranda de Moncho y Jaime, Vamos a poner la navidad, así que cuando se escriba la historia de las parrandas navideñas dirán aquí se parecieron Betulio y Jaime, pero aquí se separaron cada uno con su estilo.

¿Qué se siente ser reconocido por Sacven (Sociedad de autores y compositores) como la Voz de la Navidad?
El mismo trabajo lo fue diciendo. Creo que Betulio se preocupó menos por el seudónimo a él también le viene muy bien porque ha trabajado demasiado para llegar a donde está. Pero uno puede ser la voz de diciembre y otro la voz de la navidad. Los títulos se ganan a través del tiempo y cada vez que voy a componer algo lo hago a un detalle de la navidad, comencé con La tarjeta de navidad, luego Frente al reloj, El que viene y el que va, Una llamada una carta, creo que la misma realidad de la vida de estos momentos especiales de amor y fraternidad en Navidad y Año Nuevo me han dado este seudónimo.

¿En cuál momento de su trayectoria sintió que llegó el éxito?
Pienso que no existe ni un punto de llegada ni uno de partida porque la transición del músico está llena de éxitos. El hecho de poder concluir las cuatro líneas de mi primera composición y logré una estrofa que es cónsona en métrica, que además tiene una rima y un sentido ya el resultado es un éxito, porque veía a mis tíos, a mis abuelos y tenía historia de mi familia de compositores yo lo sentía como algo muy difícil, al lograrlo sentí que era mi primer éxito como compositor. Luego el primer año cuando uno graba, la tensión de estar frente a un micrófono, la presión de rendir lo máximo para hacerlo bien. El crecimiento paulatino del compositor y del cantante en cada etapa. Si hablamos de mi vida profesional mi primer éxito fue cuando sentí corear La tarjeta de Navidad en San Cristóbal, es un momento que no se puede olvidar porque había que estar allí para describirlo. Sentir que algo que escribiste en la sala de tu casa, haya arropado a toda Venezuela y que gente que ni te conoce sea eco de esa letra y esa música es un éxito. También es un éxito que el mismo tema que hiciste haya recorrido el mundo y fuera grabado en Nueva York, quien iba a pensar que traspasaría las fronteras patrias. Es un logro cada vez que caminas por la calle, te tropiezas con la gente y desde el limpiabotas hasta el médico sin distinción te preguntan ¿cuál es la parranda de este año? Es un éxito porque ya abriste un espacio en la gente y no se puede evitar.

En otras agrupaciones La tarjeta de Navidad logró imponerse al ser grabada por un Gilberto Santa Rosa pero ya con su agrupación MI PRESENTE ha tenido la oportunidad de compartir con figuras Teo Galindez, Moisés Martínez, Moncho Martínez, Oscar D`León, Memo Morales, Joe Urdaneta ¿Qué significa eso para usted?
Esto tiene dos partes positivas, la primera es impulsar nuestro folclor ¿quién no quiere escuchar una gaita en esas voces? La gaita ha sido muy regionalista y pienso que esa es una de las cosas que la ha mantenido a raya en su crecimiento. Una porque como regionalistas quisiéramos que estuviera llena de esencia todo el tiempo y otra porque es difícil componer temas genéricos que rompan fronteras y además con voces privilegiadas como las que me han acompañado a lo largo de estos seis años con MI PRESENTE.

Grabar con un Moncho Martínez uno de nuestros humoristas más destacados en el país le dio un matiz a nuestra gaita zuliana; luego sumamos a un exponente de la canta criolla como Teo Galindez esa experiencia nos permitió conocer al hombre entregado, al caballero, él quería ser parte de la gaita zuliana; después nos tropezamos con Oscar D’ León una de las figuras que más me impresionó porque como todos sabemos es una persona que con esfuerzo ha logrado en el mundo una posición, nos sentimos orgullosos de él porque es Venezuela, que haya llegado a la gaita a través de Mi Presente, que haya compartido cinco horas con nosotros, brindándonos sus consejos, sus experiencias y sumando ideas fue uno de los grandes momentos de mi vida. Después buscando ideas para seguir sumando a este estilo de las parrandas más sentimentales y encontramos un motivo: Billos todo enmarcado en un aniversario más de la orquesta y los 20 años de la desaparición física del maestro Billos.

Jaime Indriago y Oscar D' León

Todo estaba dado para que se hiciera un reconocimiento y nació Navidad sin Billos no es navidad, basada en todos esos cantares que nos regalaron y aprovechamos para rendir un reconocimiento a todos los zulianos que dejaron su huella en la orquesta, así que sumamos a Memo Morales ese cantor de los paso dobles, ese hombre que nos ha permitido gozar de su voz y experiencia y a Joe Urdaneta, una de las grandes voces de todos los tiempos que compartió con Cheo García, con Felipe Pirela. Lo visitamos y descubrimos al hombre sencillo que nunca había grabado gaita, le encantó la propuesta y se sumó al proyecto, grabó el tema y nos acompañó durante toda la temporada. ¿Qué cómo me he sentido con todos ellos? Primero agradecido y segundo lleno de orgullo, satisfacción, sentimientos y halagado de estar al lado de cada uno de ellos que han hecho un trabajo maravilloso en la música.

¿Qué representa para usted Rincón Morales y el Negro Rincón?
Rincón Morales es el estilo, es Jaime Indriago, porque los mayores éxitos que he vivido han sido bajo el compás musical y gaitero de Rincón Morales. La Tarjeta de Navidad y Frente al reloj son los temas que más satisfacciones me han dado a nivel nacional e internacional. Cantar una parranda con Rincón Morales es muy diferente a todo. Habrán grupos muy sabrosos con coreografías, con instrumentos que le dan realce a nuestra gaita pero cuando se trata de un sabor navideño hay que mencionar obligatoriamente a Rincón Morales porque es una de las agrupaciones que cuando uno canta con ellos se siente protegido. Para mí ellos son la esencia pascuera, la fuerza que mueve cada una de nuestras navidades.

¿Cómo era su relación con el Negro Rincón?
Teníamos muchas conversaciones, pero recuerdo con mucho cariño que me decía que en la gaita yo era uno de sus mejores hijos, que no tenía nada que sentir de mí y que además fue por la única persona por quien él se bajó tranquilo de un escenario para dejarme encargado. Hacíamos hasta doce show diarios y al ver su cansancio le decía que se fuera a descansar y delegaba la responsabilidad de dirigir al grupo en mí. Recuerdo la sinceridad y la amistad que nos unió, los años que estuvimos juntos y la confianza que me dio para llevar la batuta de la agrupación.

¿Cuál es la mejor forma para celebrar sus 20 años cantando parrandas?
Así mismo cantando parrandas para la gente que me vio nacer interpretándolas con VHG y a la que se ha ido sumando a lo largo de estos 20 años. ¿Cómo celebrarlo? Cantándoles todas mis parrandas donde me encuentre, poniéndole fuerza a todo lo que hago y celebrando además los 50 años de Rincón Morales y dándole una despedida al Negro Rincón con el tema Con los cantares. Esa es una parte de la celebración y la otra es dándole Un apretón a toda la gente que me ha seguido, ese es el título de la parranda que me caracteriza con mi propia agrupación para esta temporada. Les invito a que la escuchen, la disfruten y la vivan porque en ella está la esencia de estos 20 años en agradecimientos.

¿Cómo quiere ser recordado en el ambiente gaitero?
Que todo lo que haya hecho deje un mensaje en la gente. Espero que mi trabajo no haya sido en vano porque cuando compongo no lo hago por satisfacer una parte comercial o por cumplir lo hago para que deje una huella y que sirva de ejemplo para la juventud.

¿Qué sueño le falta por cristalizar en la gaita?
Quisiera que una parranda saliera de nuestras fronteras, a través de mi voz que se escuchara en el mundo con el mismo sentir que nace, se proyectara y sirviera para unir a la humanidad. Es un anhelo y una ilusión que llevo por dentro.

Mencionaré varios temas y diga lo primero que piense…

La tarjeta de Navidad…éxito
Frente al reloj…momento
El que viene y el que va…compartir
Navidad todo a mil… estilo
Navidad de traje… el humor
Cesta navideña…logro
Navidad sin Billo no es navidad…historia
Un apretón…resumen

NuestraGaita.Com - 2009


© 2002 NuestraGaita.Com. Todos los Derechos Reservados. Términos de Uso y Condiciones